Prevención infantil

Modelo de Prevención infantil desde un enfoque de la teoría del apego y el paradigma Reichiano.

Vemos la necesidad de crear programas destinados a promover la salud mental y la prevención infantil.


Depresiones infantiles, maltrato, fracaso escolar, desmotivación ante el estudio o la vida, acoso escolar, embarazos adolescentes, etc., son nombrados en los medios de comunicación y preocupan a la sociedad en su conjunto. Las soluciones que se buscan no son efectivas porque hay que ir a la raíz. El abordaje debe ser global. Hay que actuar en las edades más tempranas.
Cuando se habla de prevención desde el modelo reichiano, el proyecto es mucho más global y transformador porque se trata de poner las bases para que, desde el momento de la fecundación, existan condiciones saludables para ese embrión-feto que interactúa con el útero materno y la madre en su globalidad. Se trata de favorecer que la maternidad y la paternidad sean decisiones conscientes y maduras que, a través de preparaciones integrales (psico-corporales), permitan la elaboración de los conflictos irresueltos para evitar su transmisión en la relación con las/as hijas/os. Como dice el psicólogo y psicoterapeuta alemán Franz Ruppert
“las mujeres que desean tener hijos deberían esforzarse tan pronto como puedan en elaborar sus propios traumas para poder ofrecer durante el embarazo un cuerpo y un espacio de desarrollo libre de traumas”

El objetivo es generar abordajes preventivos para todas aquellas personas que interactúen con la primera infancia: profesionales de la salud, de la educación y todo el colectivo de madres y padres.
En este abordaje preventivo, el objetivo prioritario es cuidar el desarrollo saludable integral, no sólo físico, sino psíquico y social. Se trata de preparar un parto no violento, de fomentar grupos de lactancia a demanda y prolongada para crear redes de apoyo en la difícil función de convertirse en madre y padres, grupos de madres y padres como espacios privilegiados para compartir dudas y miedos relacionados con la crianza de sus hijas/os.
El abordaje de la salud y la prevención infantil debe responder a un proceso continuo en el tiempo, como lo es el desarrollo de un bebé-criatura, ir acompañando con respeto y empatía a la criatura en sus diferentes etapas a medida que va creciendo y teniendo necesidades diferentes.
Otro objetivo de la prevención es evitar la transmisión intergeneracional. En la práctica con familias y profesionales de la educación, dar a conocer los fundamentos de la teoría del apego resulta imprescindible para realizar un abordaje adecuado de la primera infancia, para no reproducir de generación en generación modelos de crianza y educación poco saludables y para prevenir enfermedades psicoafectivas.
En edades tempranas, una intervención adecuada con los padres va favoreciendo que los apegos inseguros que manifiestan conductas independientes vayan lentamente permitiendo que emerjan las necesidades ocultas de afecto y proximidad, produciéndose cambios en la manifestación del vínculo con la persona cuidadora. Si madres y padres cambian su percepción e interpretación (modelos operativos internos) y cuentan con la posibilidad de la función reflexiva, lxs hijxs cambian.
Estamos convencidas que el desarrollo de métodos de intervención para la promoción de la salud mental y la prevención infantil como son los grupos de crianza, teniendo como marco referencial principal el modelo reichiano y la teoría del apego, nos abre un camino posible para trabajar en una sociedad más sana y menos violenta.
Como decía Reich (1955), “cuidar este período crítico o sensible significa poner los medios para que el futuro árbol crezca con raíces sólidas y tronco fuerte, capaz de soportar las tormentas y adversidades de la vida adulta sin resultar dañado en la base”

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close