Escuela de Buentrato, Talleres, Talleres online

Vivir amando(nos)

¡Estamos de estreno!

Ya tenemos disponible en nuestra Escuela de Buentrato la primera edición de Vivir amando(nos) en formato virtual.

En este taller vamos a profundizar en nuestros vínculos afectivos, en cómo los construimos y en cómo los multiplicamos a lo largo de nuestra vida.

Nos asomaremos a lo más profundo de nuestra mente para entender por qué amamos y de qué forma lo hacemos para terminar llevando ese conocimiento a lo corporal y aprender a escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice.

A lo largo de nuestra vida vamos a ir forjando vínculos afectivos con otras personas, esos vínculos pueden llevarnos a la dicha y al disfrute y en ocasiones a todo lo contrario. Saber elegir siendo conscientes de lo que queremos en cada relación es el propósito de este taller. En esa mirada interior veremos cuánto de nosotras hay realmente en esas relaciones y cuánto nos han impuesto nuestros guiones de vida y el socializar de una forma concreta. Vamos a mirarnos con lupa para averiguar qué es aquello que realmente deseamos para incorporarlo a nuestra vida y a la forma en que tenemos de compartirla con otras personas.

Vivir amando(nos) es un taller de tres meses de duración, donde en un  grupo reducido y a través de doce semanas,  vamos a ir descubriendo cómo hemos forjado nuestra identidad, de qué forma hemos aprendido a amar y cómo y dónde nos colocamos en nuestras relaciones. También vamos a repensar los conceptos tradicionales de pareja y relación y lo que significan otras opciones en un modelo heredado del patriarcado. Amar y desamar se encuentran en una dicotomía que no nos enseñan a llevar cabo, ambas son caras de una misma moneda y tan importante es amar como aprender a dejar una relación cuando esta no nos nutre.

Puedes elegir entre dos modalidades:

  • De forma online a través de la plataforma Meet: Esta modalidad incluye sesiones semanales de dos horas más ejercicios y contenidos extras en el aula virtual. El acompañamiento se hace de forma grupal y se trabaja de forma comunitaria.
  • A través de nuestro aula virtual y a tu ritmo y sin encuentros virtuales: Esta modalidad hace que puedas elegir tu propio horario para dedicarle al taller. El contenido estará completo en el aula virtual y tendrás una tutoría semanal a través del correo electrónico para un seguimiento personalizado.

Sólo necesitas un compromiso contigo misma y dejarte guiar a través de la teoría, ejercicios prácticos, ejercicios de visualización, respiraciones conscientes y relajaciones, en un diálogo abierto y amoroso con nosotras mismas y con las personas que nos rodean para crear esos espacios de Buentrato tan necesarios en nuestras vidas.

A través del material disponible aprenderás a reconocerte, a conectar con tu Yo interior y además tendrás acceso a herramientas que podrás usar cuando tengas necesidad de ellas.

También tendrás la oportunidad de compartir con otras mujeres tus experiencias, ya que parte del trabajo que proponemos es integrarse en un grupo donde poder espejear con otras mujeres con experiencias similares (si eliges la opción online). Crear red de sororidad.

Todo ello a través de cinco módulos en los que te ofrecemos:

  • Teoría en formato PDF descargable para que puedas consultar en todo momento.
  • Visualizaciones guiadas a través de audiovisuales.
  • Ejercicios prácticos para realizar en cada módulo.
  • Ejercicios de respiración para relajar el estrés y aprender a gestionar las emociones.
  • Tutorías personalizadas por correo electrónico.
  • Círculos de mujeres para el buentrato: Uno para conocernos, otro por cada fin de módulo y un encuentro al finalizar para cerrar el curso.
  • Acompañamiento grupal a través del foro.
  • Bibliografía para que tengas un extra por si te apetece seguir indagando
  • Certificado de realización del curso.

Todo esto te dará las herramientas necesarias para el autoconocimiento y la creación de espacios de buentrato tanto en el adentro como en el afuera. Te llevará a saber elegir en todos los vínculos relacionales y afectivos que crees en tu vida así como a despedir aquellas relaciones que no te aportan nada elaborando duelos desde el buentrato.

Trabajaremos con un contenido pensado y estructurado para que vayas entrando poco a poco en tu interior y vayas redescubriéndote y conectando con ese buentrato que nos debemos a nosotras mismas llevándote:

  • Herramientas de gestión emocional y relajación para integrar todas tus partes, aceptar tus diferencias y transformarte conscientemente.
  • Escucha activa e introspectiva para adquirir seguridad en ti misma.
  • Autoconocimiento desde el trabajo personal para tomar las riendas de tu vida en el camino que tú elijas.
  • Escucha consciente para comprometerte con tus decisiones y así actuar desde la libertad de tu propia elección.

Para ello usamos nuestra propia metodología del buentrato que suma muchas de las fuentes y saberes en los que nos hemos formado para garantizarte un aprendizaje satisfactorio: Terapia de Reencuentro, Psicosíntesis, Psicoterapia feminista, Meditación, Relajación consciente, Técnicas de gestión emocional, Técnicas de negociación.

El taller tendrá lugar de Enero a Marzo. Si eliges la opción online nos veremos a partir del 12 de Enero y hasta el 30 de Marzo todos los martes de 18:30 a 20:30h a través de la plataforma Meet. Si eliges hacerlo a través del aula virtual tendrás los contenidos disponibles cada semana los martes a partir de las 12 de la mañana.

Precio del curso 180€ 

Si necesitas más información puedes enviarnos un correo a semillasdebuentrato@gmail.com

Cierre de inscripciones el 4 de Enero 2021

También puedes ayudarnos a compartir si crees que hay alguna mujer que conozcas a la que le pueda interesar ❤

Talleres

La Memoria del cuerpo

la memoria del cuerpo

 

¿Escuchamos a nuestro cuerpo? ¿Somos conscientes de por qué se comporta como se comporta?
El cuerpo tiene sus razones, se cierra y se abre sin que muchas veces percibamos esos cambios. Unas veces achacamos su comportamiento a enfermedades, a cambios hormonales, a heridas…Pero esas heridas en muchos casos no son visibles, están abiertas porque no hemos sabido cómo cerrarlas, de hecho algunas están ahí sin que sepamos que están, pero el cuerpo guarda su memoria.
En este taller vamos a aprender a escuchar a nuestro cuerpo, con los cinco sentidos, vamos a darle forma y dar presencia a todas aquellas zonas que quedan invisibilizadas.
Partiendo del trabajo corporal iremos ahondando en las sensaciones que nos dejan algunos recuerdos, sanando esas heridas y permitiendo que recupere su estado natural, que sea saludable.
Vamos a aprender a permitirnos sentir nuestro cuerpo, a hacernos dueñas de nuestras sensaciones y de nuestro placer porque tenemos todo el derecho a sentir.

El taller tendrá lugar el sábado 26 de Octubre de 10-14h. en nuestra consulta de Terapias Naturales (Plaza de San Juan de Covas 2, local 6, Alcorcón)

Tiene un precio colaborativo de 25 euros

Sólo hay 10 plazas disponibles y puedes reservar la tuya en: semillasdebuentrato@gmail.com

 

Semillas al viento, Talleres

El Deseo

dandelion-4186350_1280

Este sábado comenzamos nuestro ciclo de talleres mensuales con El Deseo.

 

Podemos hablar del deseo como algo intrínseco del ser humano, si no hubiéramos deseado mejorar seguiríamos en las cavernas. El deseo cumple una función y es hacer que nos movamos en una dirección en busca de aquello que anhelamos, son metas imaginarias que nos impulsan hacia el futuro. En general nos pasamos la vida deseando algo: cuando somos pequeñas deseamos ser mayores para poder hacer lo que nos dé la gana, cuando somos adolescentes deseamos tener dinero para ser independientes de nuestros padres y madres, cuando tenemos novios o novias deseamos estar todo el día pegadas a ellos o ellas, cuando somos adultas deseamos todo lo que nos ofrece el capitalismo porque esa creación que el sistema hace del deseo es lo que mueve el mundo. Pero, ¿cómo vivimos nuestro propio deseo? ¿En qué deseamos convertirnos?

 

Deseo vs Aceptación= responsabilidad: Sí (Cuidado con lo que deseas). Si de repente obtenemos lo que deseamos nos surge el dilema de la responsabilidad, ahora debemos hacernos responsables de aquello que deseábamos. Surge el miedo a nuestro propio deseo y a qué hacer con él.

 

Este deseo tiene una parte de placer, anticipar la satisfacción de tener o poseer algo nos proporciona una dosis de placer y también entra en juego la fantasía de conseguirlo. Si ese deseo además es satisfecho nuestras endorfinas se vuelven locas por lo conseguido, nos da un subidón estupendo. Pero, ¿acaso conseguir todo lo que queremos nos hace felices?

 

Deseo vs Rechazo= frustración: No (duelos). Por otra parte si el resultado de nuestro deseo es negativo o recibimos una negativa nos cae encima un sentimiento de frustración que nos lleva a una pequeña o gran crisis y que debemos cerrar con un duelo. Nuestras fantasías no se ven saciadas y nuestras expectativas caen en picado. Esa frustración normalmente viene acompañada de ira, y como ya hemos dicho en más ocasiones, a las mujeres no se nos deja expresar la ira por lo que se acaba acumulando en nuestro depósito interno y manifestándose en forma de tristeza o depresión. También podemos encontrarnos con que no sabemos decir No, esa dificultad es nuestro propio miedo al rechazo. Conectando con lo anterior, el conseguir todo lo que deseamos hace que nuestro cerebro no esté nunca satisfecho y siga creando deseos, lo que al final se traduce en una infelicidad continua.

 

Independientemente de lo que la mente experimenta, reacciona con deseos que siempre implican insatisfacción. Si la mente experimenta algo desagradable desea librarse de la irritación, si experimenta algo placentero desea que perdure por lo que siempre está insatisfecha.

 

Si ponemos como ejemplo de esto el amor, nos causará:

 

  • Ansiedad (abandono)
  • La creencia de que podemos aspirar a alguien mejor.
  • Ambos pensamientos a la vez

 

Si aceptas que las cosas son como son, no hay sufrimiento.

 

Para poner el broche de oro y sin dejar el tema, hablamos de un deseo mucho más íntimo, el deseo sexual, y para hacerlo jugamos con palabras: Deseo, placer, fantasía, sexualidad

 

Todas ellas son palabras que juegan con nuestros cinco sentidos, las sentimos con todos ellos.

 

Deseo. Suena a algo prohibido, a algo carnal, sudor, pasión…A las mujeres no se nos enseña a desear, se nos enseña a ser deseadas. A estar siempre disponibles para los deseo del otro, a satisfacer sus deseos sin pensar en los nuestros. Durante siglos las mujeres han sido tratadas como simples recipientes en los que poner la semillita, se pensaba que no teníamos estímulos sexuales, que no necesitábamos desear y que con tener un hombre ya íbamos servidas, independientemente de que cumpliera o no nuestras expectativas. Hoy aún se mutilan mujeres sexualmente para evitar que deseen, que sientan.

 

Placer. El placer se nos ha negado. Montones de tratados médicos destripaban la anatomía femenina sin poner de relieve que también sentimos y necesitamos ese placer. Se nos daban curas contra la histeria que no eran más que masturbaciones para dejarnos tranquilas y satisfechas. De hecho las mujeres disponemos de una parte anatómica diseñada exclusivamente para nuestro placer: el clítoris, algo que no tienen los hombres.

 

Fantasía, que deja volar nuestra imaginación. Imaginación que en muchos casos viene apoyada en un amor romántico que nos deja en un papel de sumisión frente al hombre que debe darnos protección y placer. Fantasías que no hay que compartir, que no tienen por qué llevarse a cabo, que sólo están ahí para erotizarnos.

 

Sexualidad. Desde pequeñas se nos enseña de forma diferente a vivir nuestro sexo: Lo que no se ve, no existe. Lo que no se nombra, no existe.

 

En el caso de las mujeres al tener los órganos sexuales internos parece que no existieran, de hecho sería un ejercicio interesante saber si podríais pintar de memoria vuestra vulva. Pero la sexualidad va mucho más allá de nuestros órganos reproductores. Tenemos un cuerpo sexuado y preparado para el placer y prácticamente usamos un porcentaje muy pequeño de él para disfrutarlo completamente.

 

La sexualidad se compone de globalidad y genitalidad.

 

La globalidad es el todo, es nuestro cuerpo en un conjunto indivisible, todo placer y gozo, son caricias, son miradas, roces, susurros, todo aquello que nos provoca placer y que no tiene por qué ver con la genitalidad, que es la otra parte, la más conocida.

 

Y añadimos una palabra más: Seducción

 

En el juego de la seducción nos puede llamar la atención un cuerpo estático (alguien sentado en una barra: su pelo, su cara, su cuerpo, sus gestos…) o un cuerpo dinámico (el caminar, el bailar…) también el lenguaje verbal forma parte de la seducción, no sólo lo que me dicen sino en qué tono y de qué forma me lo dicen.

 

Cuando nos sentimos seducidas por una persona entramos en una fantasía en la que la vemos como queremos verla o la imaginamos y no como realmente es. Esa fantasía puede seguir alimentándose y puede erotizarnos, es decir, imaginamos a esa persona desde el placer y dándonos placer. En las fantasías eróticas podemos imaginar cosas que no tienen por qué convertirse en realidad, sólo forman parte de un imaginario que nos sirve para obtener otro tipo de placer. Ese placer puede tener su culminación en relaciones sexuales solas, lo que nos llevaría al autoerotismo o en compañía.

 

El autoerotismo forma parte intrínseca de nosotras mismas, nadie mejor conoce nuestro cuerpo y dónde y cómo tocarlo para acceder al placer pero sin embargo en un momento el patriarcado decidió que las mujeres no teníamos ni necesitábamos placer, que nuestra función era simplemente reproductiva, que el placer se lo teníamos que dar nosotras al hombre y que estaba bien que éste tuviera experiencias con otras mujeres. Este placer que tanto tiempo se nos negó podemos volver a conquistarlo conociéndonos a nosotras mismas para compartir ese conocimiento más tarde si lo deseamos con una pareja o bien disfrutarlo solas.

 

También debemos distinguir entre atracción y deseo que son términos diferentes. Para diferenciarlos se puede usar la metáfora del café: no es lo mismo decir me gusta el café (atracción) que me tomaría un café (deseo). Si estoy despierta a las cinco de la mañana por mucho que me guste un café puede que no sea la mejor manera de volver a dormirme por lo tanto se da una atracción sin deseo. Si por otra parte me despierto pegada de hora y necesito despertarme rápidamente y no me gusta el café igual me siento obligada a tomarme uno para acabar de despertarme y se da justo lo contrario, el deseo sin atracción.

 

Para tener una buena salud sexual los Derechos sexuales deben ser reconocidos y garantizados:

 

  • Al placer sexual
  • A la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables
  • Expresión sexual emocional
  • Atención de la salud sexual
  • Libertad sexual
  • Equidad sexual
  • Información basada en el conocimiento científico
  • Privacidad sexual
  • Autonomía, integridad y seguridad sexual

 

En general debemos desaprender todo lo aprendido para volver a aprender, debemos aprender a deconstruirnos para volver a construirnos cada día, porque lo que me ha servido hasta hoy puede que no me sirva mañana.

 

Fue una mañana muy entretenida y llena de buenos deseos…

 

Y tú, ¿Qué deseas?

firma mavi